Estudiantes de pregrado detectan la presencia de un posible nuevo copépodo parásito en almejas Veneridae

Publicado por el

Ciencias, Educación, Estudiantes, Investigación, Noticias

El trabajo se enmarca en el Seminario de Investigación en Ciencias, el cual tiene una duración de un semestre.

“Copépodos parásitos en almejas (Leukoma thaca y Ameghinomya antiqua): Relación entre parasitismo y condición reproductiva del hospedador”, es el título de la investigación que realizaron los estudiantes de Pedagogía en Educación Media en Bilogía y Ciencias Naturales, Mitzi Valdebenito y Nicolás Arce, tema que presentaron recientemente en el Congreso Ciencias del Mar 2022.

La investigación guiada por la académica, Dra. Paola González Kother, tuvo como objetivo conocer el efecto de los parásitos en la biología de las almejas, específicamente en la biología reproductiva. Para esto, se trabajó con dos tipos de almejas comerciales (Leukoma thaca y Ameghinomya antiqua), donde identificaron un copépodo o parásito de la almeja que antes, en 1967,  ya se había encontrado. Sin embargo, no se tiene certeza si pertenece a la misma especie de copépodos.

“Inicialmente se presentó en el congreso como un primer registro, sin embargo, en Chile ya se había realizado una investigación de este tipo. Lo que debemos hacer ahora es seguir investigando, conocer la prevalencia del parásito y saber si tiene un efecto perjudicial en las almejas, pero este trabajo puede tardar meses, ya que no se realizan todas las pruebas en la Universidad”, explicó la académica.

Los estudiantes, Mitzi y Nicolás, participaron del Congreso que tuvo sede en la UCSC. Iniciaron su investigación en plena pandemia, sin embargo, asistían presencialmente al laboratorio de la Facultad. A su vez, contaron con el apoyo del Magíster Luigi Ñacari, de la Universidad de Antofagasta, quien los ayudó a identificar el nivel de familia de este copépodo.

“Yo destaco el que se haya identificado este copépodo, de los cuales no hay registro de que pueda traer problemas a salud humana, pero puede tener importancia a nivel ecológico por la carga parasitaria en las almejas. En términos de conocimiento, obviamente, se destaca porque no había registro en uno de estos dos copépodos y eso siempre es un aporte a la ciencia “, expresó la Dra. Paola González.

En la investigación se examinaron a 107 almejas para parásitos y se midió el tamaño de las almejas [la longitud (LC) y altura (AC) de la concha], el peso masa visceral (PMV) y el peso total (PTC) y se estimó el índice gonadosomático (IGS) como su condición reproductiva, que considera PMV y PTC. Se identificaron los copépodos mediante criterios taxonómicos y se cuantificó su abundancia por almeja.

“Se compararon el LC, AC y el IGS entre individuos parasitados y no parasitados, usando pruebas U- Mann Whitney. Almejas > 50 cm (LC) estuvieron parasitados, con una prevalencia del 37,5% en L. thaca y del 17,8% en A. antiqua. No se observaron daños macroscópicos asociados a la presencia de los copépodos. En ambas especies de almejas, el LC y AC difieren entre individuos parasitados y no parasitados, pero no el IGS. Se discute el tipo de asociación que existe entre los copépodos y las almejas L. thaca y A. antiqua, y la importancia de los copépodos como vector de otras infecciones”, explicaron los estudiantes de pregrado en su investigación.