LA CALLE

Publicado por el

Blog Académico, Educación

A propósito del caso Penta, hemos escuchado declaraciones de las más diversas miradas: dirigentes políticos y sociales, cientistas políticos, ciudadanos y periodistas que se esfuerzan por entregar la última noticia; fiscales y abogados.

En este marco, llama la atención las palabras de uno de los abogados defensores de “los Carlos”, quien durante la formalización, dijo, no literalmente, lo siguiente: las decisiones de este tribunal no tienen que dejarse influir por la opinión de “la calle”.

“La calle”… ¿A quiénes se refiere?, ¿quiénes son?, ¿por qué no deben ser escuchados por un tribunal? ¿Pertenecen a un estrato inferior?, ¿no piensan y, menos aun, no tienen derecho a opinar y decidir? Ciertamente NO.

Los de “la calle” somos nosotros, Ud. y yo, ciudadanos comunes y corrientes que vivimos en este ethos llamado Chile, pero no comprendidos como actores relevantes del devenir social y político; pocas veces tomados en cuenta por quienes piensan, se sienten y, en mayor o menor grado, son dueños y señores de esta tierra. No son un grupo de hombres y mujeres refugiados en el anonimato sin pensamiento propio. Tampoco son los que reaccionan movidos por la euforia del momento o por slogans fáciles de memorizar y repetir.

Los de “la calle” son, también, los pobres, los que buscan cómo sobrevivir; los que -a veces- alcanzan algún nivel de desarrollo, pero que siempre serán los de abajo; son aquellos que valen solamente en el marco de una sociedad liberal como productores y consumistas, como sujetos invitados a aplaudir y ovacionar a las estrellas de turno que caminan por la alfombra roja de la vanidad y la hipocresía.

Pero este abogado parece que no se ha dado cuenta que los de “la calle”, de un tiempo a esta parte, han comenzado a hacer escuchar su voz más allá de las alamedas.

Para este abogado, defensor de “los Carlos”, los de “la calle” son una realidad que debe mantenerse alejada de los espacios donde se toman decisiones importantes. Son causa de temor porque no responden a los modelos a los cuales está acostumbrado: donde unos hablan y deciden y otros escuchan y obedecen. Este abogado debe enterarse que “la calle”, hoy comienza a ser escuchada porque sus ideas han nacido en la reflexión crítica y serena que da la contemplación de la realidad que, la mayoría de las veces les golpea, pero que jamás les doblega.

 

Dr. Hernán Enríquez Rosas

Académico de la UCSC