La cuestión ética en la formación de nuestros alumnos

Publicado por el

Blog Académico

La dimensión ética es una realidad ineludible para el hombre; es esencial a su ser persona, como lo es su condición de tal o su comprensión como un ser libre. En este sentido, lo ético no es una cuestión que puede ser considerada o dejada a un lado según la opción que se asuma en la vida; no es un “querer” o “algo” que solo responde al ámbito de las opciones particulares, de lo íntimo o de la buena voluntad del sujeto. El hombre, en  su condición de persona humana, es una realidad ética.

Entendida así las cosas, lo ético, en el desempeño profesional y laboral, es algo que pertenece necesariamente a la realidad humana en su despliegue esencial y existencial.

La necesidad de una educación y reflexión ética, en el ejercicio profesional, es necesaria y, por lo tanto, irrenunciable. Así, la formación ética de los futuros profesionales tiene su raíz en esta concepción integral de la persona humana.

Nuestra Universidad así lo comprende. Por ello, la cuestión ética, ocupa un lugar significativo en su proceso educativo que hecha sus raíces en el Proyecto Educativo que la define en su misión.

Recordemos que una profesión o un oficio no son, para la persona que lo ejerce, un fin en sí mismo. No. Ambos son un medio, un instrumento puesto al servicio de la sociedad, de la comunidad.

En la medida que se comprenda que un profesional tiene una tarea respecto al mundo, haremos realidad esa mirada que entiende que él, en su profesión u oficio, esta sirviendo al logro del bien común y, con ello, al bien particular, es decir, a la realización plena de la persona humana.

La vocación humana radica en la comprensión teleológica para la cual ha sido creada. Quienes la descubren están cerca de alcanzar su fin y, con ello, ha contribuir al bienestar de todos.

Dr. Hernán Enríquez Rosas
Académico del Instituto de Teología
Universidad Católica de la Santísima Concepción